foto-Salud-06.png
Tamaño letra:

Meriendas deliciosas y saludables

Lo ideal es hacer tres comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) y consumir dos meriendas saludables a media mañana y media tarde para evitar pasar hambre y asegurarnos todos los nutrientes que nuestro organismo necesita.

Lo ideal, es aprovechar la merienda para añadir nutrientes a nuestro organismo, como vitaminas, calcio, antioxidantes, oligoelementos o fibra, y sin añadir calorías innecesarias.

Lo peor que le podemos hacer a nuestro metabolismo y a nuestro cerebro, es brincarnos las comidas, ya que no sólo se disminuye la quema de calorías sino que nos exponemos a sufrir mareos, menor rendimiento y el típico atracón de nevera al llegar a casa.

5 razones para merendar

  • Se consume los nutrientes como calcio, fibra, proteínas y vitaminas que más necesita el cuerpo.
  • Colabora para evitar los atracones por la noche y picar cosas calóricas y poco sanas.
  • Se potencias el funcionamiento del metabolismo y con ello, la quema de calorías.
  • Se distribuyen los nutrientes entre varias comidas y nunca se pasa hambre.
  • Aseguramos la energía necesaria para rendir física e intelectualmente hasta la noche.

Algunas sugerencias para las meriendas:

  • Batidos naturales. Preparados con leche descremada, y frutas naturales son una merienda deliciosa, nutritiva y baja en calorías”.
  • Batido de fresa: 100 g de fresas, 1 yogur natural descremado.
  • Batido de ciruelas: 5 ciruelas pasas deshuesadas, 1 yogur o un vaso de leche descremada. Remojar las ciruelas en agua caliente y batir con la leche.
  • Juegos de frutas naturales: De naranja y zanahoria, de piña y kiwi, de mango y naranja, de manzana. Si les añades alguna verdura, como apio, remolacha, potenciarás su efecto desintoxicante.
  • Té de hierbas: El té es una bebida depurativa y rica en sustancias antioxidantes; endulzado sacarina no te aporta calorías y sí muchos beneficios”.

Algunas opciones saludables para las meriendas de las reuniones de la oficina:

  • Un batido de frutas.
  • Una taza de frutas con ½ taza de yogurt y 2 cucharadas de granola.
  • Un emparedado de pan integral con frijol, o con queso y vegetales como tomate, lechuga, alfalfa, pepino, etc.
  • 2 tortillas medianas con queso.
  • Un burrito de frijoles molidos y queso, además de lechuga y tomate.