foto-Salud-08.png
Tamaño letra:

La epilepsia es una enfermedad crónica, en la cual, la mayoría de las veces no se encuentra una causa que la origine; en otras ocasiones, tras el estudio pertinente, encontramos un foco de descarga cerebral anormal.

Características del ataque epiléptico:

  • Aura o sensación premonitoria de la crisis; pueden ser movimientos de masticación, chasquido de los labios, alucinaciones olfatorias o visuales, contracciones localizadas en un músculo.
  • Grito inicial.
  • Pérdida brusca de conciencia.
  • Caída fulminante al suelo.
  • Convulsión tónica durante uno o dos minutos.
  • Rigidez del cuerpo.
  • Detención de la respiración con aparición de color azulado en labios y cara, la cianosis.
  • Convulsión clónica durante dos a cuatro minutos.
  • Sacudida de los músculos de la cabeza, tronco y extremidades.
  • Golpe de la cabeza contra el suelo.
  • Abrir y cerrar de párpados.
  • Espuma por la boca.
  • Mordedura de la lengua que puede sangrar.
  • Movimientos de extremidades.
  • Puede haber incontinencia de orina y heces.

Tras el ataque aparece:

  • Somnolencia.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor muscular.
  • Al despertar, el enfermo no recuerda nada

Recomendaciones en la atención del ataque epiléptico:

  • Dejar a la víctima acostada en el suelo.
  • No tratar de cortar el ataque.
  • Evitar que la víctima se autolesione colocándole un objeto blando debajo de la cabeza, retirando objetos cercanos, metiendo un objeto blando entre los dientes para que no se muerda la lengua.
  • Aflojar las vestiduras, sobre todo en el cuello y la cintura.
  • Ladear la cabeza si presenta vómitos.
  • Trasladar al hospital tras el ataque o pedir ayuda especializada.

Debido a las características del ataque epiléptico, deberemos tener en cuenta que no será aconsejable conducir vehículos, realizar deportes de riesgo como buceo, etc.