foto-Salud-02.png
Tamaño letra:

Definición

La histeria es una neurosis, una afección psiquiátrica que se caracteriza por trastornos del comportamiento, donde el conflicto psíquico se manifiesta por signos físicos, fobias y crisis emocionales.

Sobreviene en respuesta a trastornos psicoafectivos. La conversión, según Freud, se define por el hecho de transformar un conflicto psíquico en síntomas físicos. Hablamos desde ahora en delante de alteraciones de la conversión más que de histeria de conversión.

Síntomas

La histeria de conversión se manifiesta de la siguiente forma: un nudo en la garganta; trastornos visuales; palpitaciones; dolor; trastornos de la sensibilidad o parálisis; alteraciones sensoriales; inmovilización del cuerpo; pérdida más o menos total de la capacidad para caminar; debilidad muscular.

Estos síntomas son generalmente crónicos. Paralelamente pueden aparecer síntomas puntuales y muy aparatosos como crisis que se parecen a ataques epilépticos, desvanecimientos, mareos o ataques de pánico. Estos síntomas aparecen generalmente en público.

Diagnóstico diferencial

1. La Crisis Histérica nunca le da a la persona cuando está sola, por lo general sucede cuando está en compañía. En cambio, la C risis Epiléptica da en cualquier momento, incluso puede dar cuando el individuo está dormido, despertándolo, en tanto que el histérico nunca tiene crisis mientras duerme. El histérico siempre trata de sacar ventaja de la crisis y siempre está consciente.

2. La Crisis Epiléptica se ajusta a crisis motoras, ausencias, ataques originados en el lóbulo temporal, etc. En cambio, la Crisis Histérica no se ajusta a estos patrones, son bizarras, no se parecen unas a otras, rara vez se muerden la lengua (se muerden a veces las mejillas por dentro), en fin.

3. La piel en la Crisis Epiléptica está cianótica o hay palidez extrema. En cambio en la Crisis Histérica no tiene alteraciones.

4. La incontinencia urinaria es común en la Crisis Epiléptica, no así en la Crisis Histérica.

5. El reflejo de la córnea está, por lo general, abolido en la Crisis Epiléptica; lo contrario ocurre en la Crisis Histérica.

6. El reflejo plantar en el enfermo inconsciente es a menudo extensor (casi como un Babinski); en el histérico siempre es flexor.

7. Por último, en el Electro-Encefalograma (EEG) siempre hay alguna alteración durante el ataque o inter-crisis epiléptico, situación que no se presenta en las Crisis Histérica.