foto-Salud-07.png
Tamaño letra:

La Promoción de la Salud desarrolla conocimientos, habilidades y competencias en las  personas, necesarias  para alcanzar un mejor nivel de vida. Impulsa la participación comunitaria; logrando que cada comunidad  establezca sus verdaderas necesidades, las priorice y así tener un mayor control sobre las acciones a seguir mejorando su salud, y ambiente. Contribuye a la sensibilización de los servicios buscando la equidad en la atención. Fomenta para que las decisiones se inclinen en la creación de ambientes favorables y por formas de vida, estudio, trabajo y ocio como fuente de salud para la población.

Ahora bien.

La Promoción de la Salud Bucodental está encaminada a educar a la población para que se responsabilice de su salud oral a través del autocuidado. Brinda conocimientos básicos y busca un mejor desarrollo de habilidades para disminuir la aparición, severidad y ocurrencia de enfermedades orales.

La boca es parte esencial de nuestro organismo y mantenerla sana es importante para el buen funcionamiento de los sistemas a la que está ligada.

La Promoción de la Salud y Promoción de la Salud Bucodental no deben ser diferentes. Son un binomio que forma parte de la integralidad del ser humano. Deben mantenerse unidas mediante un proceso dinámico e innovador.

La correcta técnica de cepillado y el uso del hilo dental forman parte de los cuidados que se debe tener para mantener saludable la cavidad oral y todas las estructuras que la componen.

El uso del hilo dental elimina la placa y las partículas de comida de lugares en los que el cepillo no puede alcanzar fácilmente: debajo de la encía y entre los dientes.

Existen diferentes tipos de hilo dental:

El de nylon hecho de varias fibras y el de teflón que está hecho de una sola fibra.

Pregunte a los profesionales de Odontología por el que mejor se adecue a sus dientes

1. Sostenga el hilo dental tirante entre los dedos pulgar e índice y deslícelo suavemente hacia arriba y hacia abajo entre los dientes

2. Curva el hilo suavemente alrededor de la base de cada diente, asegurando que pase por debajo de la encía. Trate de no golpear ni forzar el hilo ya que puede cortar o lastimar las encías

3. Use secciones de hilo limpio a medida que avance de diente en diente. Para extraer el hilo, utilice el mismo movimiento hacia atrás y hacia delante sacándolo hacia arriba y alejándolo de los diente

RECUERDE SIEMPRE LAVARSE LAS MANOS ANTES Y DESPUÉS DE USARLO

“LA BOCA ES UNA...CUÍDALA”