Banners-UNAventura-04.png
Tamaño letra:

La Universidad Nacional desde su creación, ha visualizado como eje fundamental de su quehacer la responsabilidad de formar profesionales capaces de participar activamente en la búsqueda de soluciones, frente a las demandas y necesidades del entorno, así como profesionales que puedan posicionarse con una actitud crítica, analítica y propositiva, según el mandato que la sociedad costarricense le ha encomendado.

La Vicerrectoría de Vida Estudiantil ha puesto en marcha en diferentes momentos iniciativas de acción social dirigidas a comunidades; estas se han orientado a brindar respuestas efectivas a situaciones y fenómenos, entre las cuales se puede mencionar: la problemática del deterioro ambiental.

El Proyecto de Voluntariado Ambiental “PROVA” citado por Acuña y Vargas (2008, pp. 31), el cual fue impulsado por dicha Vicerrectoría en el año 2005, contando en primera instancia con la colaboración de la Fundación Pro Vigilancia y Protección de las Montañas del Norte de Heredia (FUPROVIRENA).

Foto jornada de voluntariadoDicho proyecto en mención, antecede a todo un movimiento universitario de voluntariado que surge en el año 2009, como respuesta a la emergencia vivida en las comunidades de Cinchona, Vara Blanca, San Rafael, Poasito y Fraijanes (Poás, Alajuela) a raíz del terremoto de dicho año, el cual generó pérdidas humanas, importantes alteraciones en la geografía del sitio y en múltiples infraestructuras.  Ante esta situación, la UNA intenta poner en marcha todos aquellos conocimientos y experiencias acumuladas y potencializadas de una u otra manera por la misma institución, propiciando así el surgimiento de lo que hoy en día se denomina “ UNAventura voluntariado”; el cual a raíz del impacto generado con la participación de los estudiantes en dicho desastre, obtiene las bases para establecer alianzas con diversas organizaciones contraparte, en las cuales sea posible la participación estudiantil a través de jornadas de voluntariado.

Dicha iniciativa es impulsada por la Vicerrectoría de Vida Estudiantil, tomando como referencia los objetivos estratégicos de la UNA, los cuales le permitan constituirse en un espacio que promueva la formación de ciudadanos con conciencia ambiental y respeto por la vida, críticos, propositivos y capaces de generar un aporte importante a la sociedad a través de las actividades y jornadas generadas por el proyecto.

En este sentido, se destaca el valor que posee la Universidad Nacional como formadora directa de ciudadanos, la cual debe brindarles elementos que les permitan reflexionar y construir conciencia de su entorno y capacidades que les permitan enfrentarse a las condiciones actuales determinadas por una sociedad competitiva; que no puede obviar los principios, valores y elementos esenciales que se promueven desde el voluntariado, a saber, la solidaridad, la reciprocidad, la equidad y el abordaje creativo, entre otros.

Finalmente, conviene hacer hincapié que el voluntariado como iniciativa universitaria, contribuirá con el papel tan relevante que posee la universidad, en la aspiración de formar profesionales de manera integral, por cuanto “la Universidad es la institución investigadora y creadora de conocimiento, formadora de profesionales y especialistas en la que descansa la posibilidad de impulsar y mejorar la sociedad…Pero la función de la Universidad no debe limitarse sólo a la formación de individuos técnicamente competentes en las distintas áreas de conocimiento, sino que debe también formar personas” (Careaga, 2008: pp. 5).