Banner-Salud-04.png
Tamaño letra:

La llaman “muela del juicio” ya que a la edad en que aparece en la boca las personas tienen el juicio más desarrollado (16 y 20 años).

Se dice que es como un órgano vestigial sin propósito o función como podría ser el apéndice.

Son cuatro molares, la tercera molar en cada cuadrante bucal.

Son de diferentes tamaños y formas. Cuando no se observan en la boca, la única manera de asegurarse de su presencia es a través de una radiografía.

A veces solo erupciona una, lo que puede traer confusión, ya que las personas consideran que las otras no están presentes.

Por ser el último diente en erupcionar muchas veces quedan incluidas (no nacen) y otras veces emergen aunque la persona no tenga espacio suficiente en la boca, lo que hace que tengan mala posición y producen patologías importantes.

Su extracción

Suelen provocar dolor grave o agudo, infecciones que se repiten, caries en los segundos molares por mala higiene o se encuentra algún signo radiológico patológico como quiste o erosión de raíces de otras piezas.

Algunas veces no termina de salir y una parte de ella queda cubierta por la encía, se puede acumular comida en esa zona.

Otra indicación habitual para su extracción es en el caso de realizar tratamientos ortodónticos.

La extracción del tercer molar es más fácil en pacientes jóvenes porque el hueso es menos retentivo y sus raíces no están todavía completamente formadas además la recuperación es más rápida.

Por UNA sonrisa saludable

 

RESPONSABLE

Dra. Eugenia Sandoval Carvajal
Odontóloga
Departamento de Salud